Pablo Iglesias, del “Podemos” al “Pudimos”.

Imagen

Pues así es. Soy una persona previsible y más cuando hablamos desde el punto de vista del análisis político.

Y es que el fenómeno “Pablo Iglesias” lejos de parecer un producto de la televisión con fecha de caducidad (eso se verá con el tiempo), detrás de ese personaje hay un cúmulo de premisas, circunstancias y consecuencias que explican muy bien el “milagro” Pablo Iglesias y su partido político “Podemos”.

He de reconocer que la primera vez que tuve noticias de esta persona y de su aparición en los medios de comunicación masivos fue hace más de un año en el programa de Intereconomía TV “El Gato al Agua”. A medida que vayáis conociéndome, veréis que mi gusto a la hora de ver cierta programación es cuanto menos dudable.

Recuerdo perfectamente esa aparición televisiva, porque un grupo de amigos me dijo que pusiera ese canal de televisión porque había un “iluminado” que además era “rojo”.

Pronto descubrí, viendo el desarrollo de dicha tertulia política, que la gente es muy valiente a la hora de criticar gratuitamente. Y es que hay algunas mentes que son demasiado obtusas a la hora de procesar información distinta a la que nos transmiten diariamente los medios de “desinformación”. Es la horrorosa manía que tienen las personas de dejar de pensar, que para eso ya está Internet y la Televisión.

Cierto es que en dicha intervención, se le notaba esa inclinación izquierdista o “colorada”, pero al menos no era el típico colorado-progre tipo Llamazares o Cayo Lara… Era algo distinto.

Esa noche los responsables del “El Gato al Agua” creían que llevaban a su tertulia al típico “niñato sabelotodo”, “rojo de libro”, profe de universidad y que iba a ser el juguete de la noche de los tertulianos liberales. Pronto nos dimos cuenta de que no era así. Menuda sorpresa nos llevamos todos.

Y es que Pablo Iglesias no es un recién llegado. Sabe cómo comunicar, dónde comunicar y sobre todo a quién comunicar.

¿Cuáles han sido las claves del éxito de este personaje? A mi juicio son las siguientes:

–          España está en una crisis económica, aunque esto pueda parecer una obviedad, el contexto económico por el que estamos atravesando es el ideal para que nuevos discursos y nuevas formaciones políticas puedan aparecer. Grecia, Francia, Reino Unido, Holanda o Alemania, son algunos testigos de estos nuevos movimientos políticos.

–          Existe una crisis total del régimen bipartidista. Son varios factores los que han facilitado la crisis de este régimen: La crisis económica, la corrupción o la nula capacidad de nuestros políticos de solucionar los problemas de los españoles han pasado factura al bipartidismo y Pablo Iglesias ha dado en el clavo denunciando a la “casta política” con un lenguaje claro, conciso e incluso radical (permitidme usar este término). A diferencia de otros partidos “minoritarios” como UPyD o Ciudadanos, Podemos ha articulado un mensaje rupturista con el régimen político y eso ha influido en muchos votantes a la hora de apostar por dicha candidatura electoral.

–          Pablo Iglesias es un líder nato. Nos puede gustar más o menos, pero este hecho es indiscutible. Tiene carisma, sabe comunicar y convencer y maneja con mano de hierro su proyecto político.

Además ha sabido vender su imagen de tal manera que el logotipo de su partido para las europeas era su ¡¡¡propia efigie!!!

–          Sabe “manejarse” en televisión. Muchas personas tienen la opinión simplista de que este señor ha sacado los resultados electorales que tiene gracias a la continua propaganda que le han dado en dichos medios. Esto es una verdad a medias. Es cierto que la presencia en los medios de comunicación masivos es muy importante para unas elecciones. Pero también es cierto, que si en el “debut televisivo” de Pablo Iglesias en Intereconomía TV, no hubiera sabido defender sus posturas, le hubieran despachado en diez minutos y pasaría a englosar las filas de “víctimas” de los tertulianos liberales de dicha cadena.

No debemos obviar que Pablo Iglesias lleva trabajando en medios televisivos desde aproximadamente 2003, cosa que le ha llevado a saber manejar el marketing y la comunicación política a la perfección.

–          Tiene un lenguaje sencillo y conciso. Esto ha sido una de sus principales claves. Los programas de debates, cada día más existentes en las cadenas de televisión, se pierden en datos macropolíticos y macroeconómicos, términos que a los ciudadanos de a pie nos pilla totalmente alejados a nuestra realidad social más inmediata.

Pablo Iglesias sabía la necesidad de que hubiese personas en esas tertulias que hablaran el “lenguaje de los mortales” y los telespectadores lo han sabido apreciar y valorar.

El lenguaje claro y sencillo también ha sabido conectar con el votante cabreado que seguramente se hubiese quedado en casa el día de las elecciones o a ese votante que realmente está enfadado y hubiera votado a otra “candidatura minoritaria”.

–          Ha sabido conectar con la gente del 15M y ha adelantado a Izquierda Unida por la izquierda. Pablo Iglesias da otra vez en el clavo. Todo el mundo sabía que había contactos para que Iglesias pudiera colaborar de una u otra forma en las elecciones europeas con Izquierda Unida. Independiente de razones secundarias, ha sabido apostar por su proyecto político y alejarse de la “casta” que tanto denuncia. No olvidemos que Izquierda Unida, es el aliado necesario del PSOE para que el bipartidismo siga en pie y también está salpicada por la corrupción política, sobre todo en Andalucía y en Madrid con el caso Bankia.

Gracias a esa jugada, el voto del “antisistema convencido” y de la gente del 15M ha sumado muchos votos a Podemos.

¿Tendrá Pablo Iglesias un desgaste político? Viendo que “Podemos” puede ser una amenaza a medio plazo para el régimen, ¿Le seguirán dando cancha en los canales de televisión? ¿Le pasará factura el descontento actual que tienen sus bases? ¿Izquierda Anticapitalista dejará trabajar a Pablo Iglesias y no pondrá palos en las ruedas? Podríamos hacer apuestas o hipótesis varias, pero el tiempo es el único que las podrá responder.

Lo único que ya sabemos es que “Podemos” concurrirá a las elecciones generales de 2016, lo que no tengo yo tan claro es si la estructura del partido estará preparada para dar guerra en el plano municipalista para los comicios del año que viene.

Anuncios

Comienza un nuevo reto

Pues sí… El enésimo reto en el que me veo inmerso.

Ya tenía ganas de plasmar por escrito las opiniones, pensamientos e inquietudes que en mi cabeza se instalan continuamente y así haceros participe de lo que aquí pueda escribir.

La intención con la que abro este blog es centrarme en el análisis de la política española y por ende a la economía y a la sociedad. Pero no un análisis repleto de tecnicismos y un idioma casi inentendible para el resto de la población española, sino un análisis “de la calle”, para que todos podamos intervenir y podamos comprender lo que está ocurriendo a nuestro alrededor.

En la antiguedad, los cuberos aparecieron para resolver el problema de que no hubiese un sistema de medida reglamentado para los líquidos, ya fuese agua, vino u otros líquidos. Además esos cuberos son los responsables de que los matices del vino tengan unas características bien definidas dependiendo siempre de la forma de fabricación de dichas cubas.

Así que apelo a ese espíritu del cubero. Que me de la perfección de su visión para poder atinar en mis análisis y que florezcan los matices de vuestras opiniones al respecto.

Bienvenidos amigos.

Un saludo a todos. Espero que podáis disfrutar de este espacio.
Javier Sanz

vino